L Daw.

El poema es la máxima expresión del arte y así mismo la máxima expresión de libertad. Es por eso que decidí escribir dos poemas al pueblo saharaui.

Una luz brillante

Rompe con la inmensa obscuridad

En la noche del desierto;

Es la esperanza,

La esperanza de un pueblo

Cuyos corazones laten

Con la fuerza de un tambor de guerra

Y cuyas gargantas rugen por libertad.

Un gigante los asfixia bajo su terrible sombra,

Intenta aplastarlos bajo su infame pie;

Pero solo consigue hacer más grande la luz de su esperanza.

¡Oh! Glorioso pueblo de piel de bronce

Que incansable caminas sobre las arenas

Y que tras cada caída levantas el vuelo,

Te ofrezco mi corazón como morada,

Y mis manos como consuelo

Y mi garganta como tu voz para clamar por libertad.

Es tu corazón como un faro de esperanza

Que ni el fuego, ni las armas, ni el odio podrán extinguir.

Tu esperanza es como una luz

En las obscuras noches del desierto,

Y tus dulces sonrisas de perla

Y tus ojos grandes de mirada profunda

La mayor riqueza y el mejor regalo que se puede recibir de ti.

Caminemos juntos por la libertad

Y luchemos incansables contra el gigante,

La esperanza es el origen de toda victoria,

Y la esperanza es la luz de tu corazón.

Pueblo de piel de bronce

Te ofrezco mi corazón como morada,

Y mis manos como consuelo

Y mi garganta como tu voz para clamar por libertad.


Al pueblo Saharaui


Jugué con las nubes y me hablaron de ti

Que danzas bajo su sombra,

Que viajas cantando tras su vuelo;

Me hablaron de tu pueblo, los hijos de las nubes.

De tus versos tiernos y furiosos que tocan el alma

De tus lagrimas que caen como la lluvia sobre la arena,

De tu libertad robada me hablaron las nubes.

Me hablaron de tus mujeres fuertes,

De sus sonrisas, perlas.

Tu desconsuelo y los oídos sordos a tus gritos

Y de los ojos que no quieren mirarte,

De la sangre que corre como rio,

Me dijeron que ni el fuego, ni las bombas, ni la tiranía,

Ni el odio extingue la luz de tu corazón,

Y que tu himno es solo una palabra: LIBERTAD.

Jugué con las nubes y me hablaron de su pueblo,

De sus hijos, de su llanto que parece no importar,

Me hablaron también de la infamia, del olvido

Y del infierno, y me hicieron llorar.

¡Oh! Glorioso pueblo de piel de bronce

Que incansable caminas sobre las arenas

Y que cada día levantas el vuelo

En busca de libertad mirando al horizonte,

Te ofrezco mi corazón como morada,

Y mis manos como consuelo

Y mi garganta como tu voz.

Christian López

Entradas Recientes

Ver todo

A qué esperamos hermanos

Nosotros que de la arcilla hemos cimentado un sueño, y fraguado el combate por la justicia de un retorno triunfal a la patria, nos damos cuenta, tumbo a tumbo, del chasco que es la mano ecuánime del m

Jeroglíficos del exilio

En mi infancia como pastorcito de dromedarios, escuchaba decir: “la gacela muere en su sequía”[1]. En años de destierro he ido descifrando ancestrales jeroglíficos como un verso suelto, anónimo, sobre

Pregúntales

A quién me pregunta ¿de dónde es el bienvenido mozo bauah[1]? Y cómo son las estepas de mi Tiris, le respondo amablemente. Procedo de los legendarios campos, leyendas del sur, de la dorada sabana, tie

 

+52 (55) 52 54 72 85

Calle Herschel 23, Anzures, Miguel Hidalgo, 11590 CDMX, México

  • Google Places
  • Facebook
  • Twitter

© 2020 Embajada de la República Árabe Saharaui Democrática en México