+52 (55) 52 54 72 85

Calle Herschel 23, Anzures, Miguel Hidalgo, 11590 CDMX, México

© 2020 Embajada de la República Árabe Saharaui Democrática en México

 

EL PUEBLO SAHARAUI: UNA LUCHA JUSTA

El pueblo Saharaui es un pueblo que está al norte de África, fue colonia española, por eso la república Saharaui es el único país árabe de habla hispana. Es un país con mucha riqueza pues tiene fosfatos, tiene hierro, tiene petróleo, tiene pesca y el problema es que como es el único país árabe de habla hispana y se encuentra en la zona francófona eso hace que Francia junto con Marruecos están haciendo todo lo posible para eliminar la existencia de este pueblo debido a estos factores. Hoy por hoy hay un plan de paz después de veintiséis años de guerra, de lucha armada contra Marruecos. Las Naciones Unidas están tratando de obligar a Marruecos a sentarse a negociar para llegar a un acuerdo que permita aplicar las resoluciones mencionadas.

ES un pueblo dividido por un muro, como el muro de Berlín, sólo que este es veintiún veces más largo que aquel. Tiene más de diez millones de minas antipersonales y antigrupos; ciento cincuenta mil soldados marroquíes y divide al pueblo y a la tierra en dos partes. Por eso existe una zona ocupada y existe una zona liberada.

La población que está bajo la ocupación marroquí encuadrados por un aparato represivo que cuenta con varios miles de agentes de seguridad marroquíes, donde los Saharauis que viven en las zonas ocupadas sufren cada día la dolorosa experiencia, desde hace más de treinta años, de la violación de los derechos del hombre más elementales. Fueron víctimas durante los años 1975-76 de los bombardeos de napalm, de fósforo blanco y de las bombas de fragmentación, cuyo uso está internacionalmente prohibido. Los testimonios abrumadores, relatando los horrores y las atrocidades cometidas y se siguen hasta nuestros días, se les comienza escuchar tímidamente en estos días.

En esta sociedad no existe poligamia ni harenes. Las mujeres tienen mucha libertad y son activas en todos los campos.

Con armas como la educación, la cultura y la sanidad, las mujeres saharauis han conseguido que la vida en las duras condiciones del desierto sea más digna. Llevan más de 30 años encargándose de la organización de los campamentos de refugiados utilizando la educación, la salud y la cultura para mantener las tradiciones y avanzar en las ciencias; apoyadas en la gran ayuda internacional a su justa lucha; protagonizando, así, una experiencia única en el exilio y en el mundo islámico.

Estas mujeres con las que convivimos un par de semanas, no llevan velo en la cara, se divorcian y se casan de manera normal, incluso festejan los dos acontecimientos, cosa rara en las sociedades islámicas.

El pueblo saharaui; Después de ganar el dictamen del tribunal internacional de justicia de la haya de 1975, fue invadido por dos estados vecinos. Esto lo obligó a seguir la lucha armada que ya llevaba contra España. 1985 la unidad africana resuelve a favor de la RASD. 1988 las naciones unidas toman el conflicto entre sus manos y comienza a buscar la posibilidad de aplicar sus resoluciones. En 1999 se logra firmar el primer plan de paz, que le siguen otros tantos, sin poder llevarlos a la aplicación debido a los obstáculos que pone el Reino de Marruecos después de firmarlos todos. Son ya más de 17 años en los cuales las naciones unidas hacen un avance muy limitado, debido a la política neocolonial francesa.

La comunidad internacional debe imponer la legalidad que consiste en la aplicación del principio de autodeterminación del pueblo saharaui, aunque eso exige la puesta en práctica del artículo séptimo en lugar del sexto de los estatutos del consejo de seguridad.

Rosario del Carmen Servin López