Jeroglíficos del exilio

En mi infancia como pastorcito

de dromedarios,

escuchaba decir:

“la gacela muere en su sequía”[1].

En años de destierro

he ido descifrando

ancestrales jeroglíficos

como un verso suelto,

anónimo,

sobreviviendo

siglos de olvido.

Pobre, y rico, de mi condición saharaui,

así se lo digo, poeta hispano,

como Machado,

como Lorca,

como Neruda

como Badi

o como Beibuh[2].

Poeta antimonárquico y guerrillero,

por la libertad, un día alegre

morirá mi corazón soberano.

[1] Proverbio saharaui. [2] Badi y Beibuh son los decanos de la poesía saharaui en hasania, el idioma de los saharauis.

Bahia

Entradas Recientes

Ver todo

A qué esperamos hermanos

Nosotros que de la arcilla hemos cimentado un sueño, y fraguado el combate por la justicia de un retorno triunfal a la patria, nos damos cuenta, tumbo a tumbo, del chasco que es la mano ecuánime del m

L Daw.

El poema es la máxima expresión del arte y así mismo la máxima expresión de libertad. Es por eso que decidí escribir dos poemas al pueblo saharaui. Una luz brillante Rompe con la inmensa obscuridad En

Pregúntales

A quién me pregunta ¿de dónde es el bienvenido mozo bauah[1]? Y cómo son las estepas de mi Tiris, le respondo amablemente. Procedo de los legendarios campos, leyendas del sur, de la dorada sabana, tie

 

+52 (55) 52 54 72 85

Calle Herschel 23, Anzures, Miguel Hidalgo, 11590 CDMX, México

  • Google Places
  • Facebook
  • Twitter

© 2020 Embajada de la República Árabe Saharaui Democrática en México