A qué esperamos hermanos

Nosotros que de la arcilla hemos cimentado un sueño,

y fraguado el combate por la justicia

de un retorno triunfal a la patria,

nos damos cuenta, tumbo a tumbo,

del chasco que es la mano ecuánime del mundo.

Mano en la que creíamos a ojos nublados y a pies cautivos.

El enemigo sigue allí y nos exprime.

Ha talado nuestra paciencia a porrazos,

a gases y a balazos,

frente a la apatía más pusilánime.

La sangre saharaui se desparrama en medio de las jaimas,

fluye en las calles de El Aaiún entre cristales rotos,

en el suelo de las habitaciones.

Se coagula en los ojos, en los estómagos, y en las nalgas,

en la piel enrejada y a trozos,

en los costados despedazados a golpes.

Brota de una dentadura rota a puños,

de la cabellera negra abierta como acequia,

y de una y otra mejía

abofeteada con salvaje furia.

Frente a la apatía pusilánime del mundo,

el enemigo sigue allí,

y clava con sus ruedas nuestros hígados,

la hemorragia salpica los televisores

y orada nuestras conciencias.

A qué esperamos hermanos.

Limam Boisha

Entradas Recientes

Ver todo

L Daw.

El poema es la máxima expresión del arte y así mismo la máxima expresión de libertad. Es por eso que decidí escribir dos poemas al pueblo saharaui. Una luz brillante Rompe con la inmensa obscuridad En

Jeroglíficos del exilio

En mi infancia como pastorcito de dromedarios, escuchaba decir: “la gacela muere en su sequía”[1]. En años de destierro he ido descifrando ancestrales jeroglíficos como un verso suelto, anónimo, sobre

Pregúntales

A quién me pregunta ¿de dónde es el bienvenido mozo bauah[1]? Y cómo son las estepas de mi Tiris, le respondo amablemente. Procedo de los legendarios campos, leyendas del sur, de la dorada sabana, tie

 

+52 (55) 52 54 72 85

Calle Herschel 23, Anzures, Miguel Hidalgo, 11590 CDMX, México

  • Google Places
  • Facebook
  • Twitter

© 2020 Embajada de la República Árabe Saharaui Democrática en México