Deprecated: Function ereg() is deprecated in /home/embajadasa/domains/embajadasaharauimexico.org/public_html/administrator/components/com_joomlastats/count.classes.php on line 381



ÚNETE AL PRÓXIMO VIAJE A LA REPÚBLICA SAHARAUI

Empieza la primera fase de su preparación: ¡¡¡¡¡ANIMATE!!!!

***************************************

 

Exigimos que la MINURSO establecida en el Sáhara Occidental por parte de la ONU vele por el Respeto a los Derechos Humanos de la población Saharaui.

Los Derechos Humanos son universales, por lo tanto no deben de ser garantizados parcialmente o nulamente y menos por una institución como las Naciones Unidas que dentro de sus objetivos esta la protección y defensa de los Derechos Humanos. Sin embargo, la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara (MINURSO), no vela por el respeto de los Derechos Humanos de la población Saharaui y ha fomentado que se comenta alto índice de violaciones de Derechos Humanos, dentro de estas violaciones se encuentra la tortura que bajo el Estatuto Roma es considerado como un crimen en contra de la humanidad.  Es por eso que es  menester que  las Naciones Unidas incluyan dentro de la MINURSO la protección y defensa de los Derechos Humanos con la finalidad de frenar el alto índice de violaciones a los Derechos Humanos que se comenten en contra del pueblo saharaui.


Contenido:

  1. Evolución histórica y cultural del pueblo saharaui
  2. El Estado saharaui: La resistencia de un pueblo
  3. Breve historia del territorio y su pueblo


Formato

Nombre del documento

Antecedentes y fundación del Frente POLISARIO


EVOLUCIÓN HISTÓRICA Y CULTURAL DEL PUEBLO SAHARAUI


Las tribus más importantes del Sahara Occidental podemos clasificarlas en tribus de establecimiento permanente y tribus de establecimiento temporal, es decir, tribus que de una manera habitual viven en el Sahara, aun desplazándose de uno a otro lugar, y tribus que, en su condición de nómadas, pasan y repasan la frontera de uno a otro país vecino.

Antes de la colonización española, el pueblo Saharaui mantenía una economía basada en el trueque, y el pastoreo; las riquezas consistían en la adquisición de joyas, vestidos y camellos, al contrario que en Marruecos que se basaban en la adquisición de tierras. La religión es el Islam y su cultura en general es de origen beduino.

Con la llegada de los españoles, el pueblo saharaui cambia su estructura y modo de vida. En primer lugar, la mayoría de la población se establece formando pueblos y ciudades y solo una minoría continúa desplazándose (nómadas). Por otro lado, el modo de producción cambia rasgos importantes de sus costumbres, su cultura se verá bastante influenciada por la española.

Los procesos independentistas (tanto pasivos como violentos) en el resto de África producen un impacto visible en los saharauis, generándose los primeros movimientos emancipadores. A partir de 1973, comienzan a manifestarse a favor de su independencia, las cuales llegan a confrontaciones armadas con los españoles quienes acaban disolviendo el movimiento de liberación.

En 1973 se forma el Congreso Constitutivo del Frente por la Liberación de Saguia, el Hamra y Río de Oro, conocido como Frente Polisario y liderado por El Uali Mustafa Sabed. Para 1975 la presión internacional se intensifica a favor de la autodeterminación de los pueblos africanos y la ONU exige a España cumplir el plan de descolonización. Sin embargo, la respuesta será la celebración de los acuerdos tripartitos de Madrid en los cuales se hace entrega oficial de los territorios del antiguo Sahara Español a la hegemonía Mauritana y Marroquí.

El Sahara Occidental, que desde 1884 había sido colonizado por España, era ahora invadido por Marruecos con la multitudinaria Marcha Verde y atacada por el sur por el ejército de Mauritania. En 1979, Mauritania firma su acuerdo de paz con el frente Polisario renunciando a sus derechos sobre el territorio saharaui.

Sin embargo, Marruecos se anexiona la parte a la que Mauritania renunció para reivindicarla también como suya y continúa con la ocupación. Hace ya treinta años de la invasión y otros tantos que el pueblo saharaui se encuentra refugiado en la zona más austera del desierto llamada la Hamada. Allí han construido talleres, huertos, hospitales,escuelas etc. y continúan a la espera de la solución positiva del conflicto.


EL ESTADO SAHARAUI
LA RESISTENCIA DE UN PUEBLO
Escrito de: Lyssette Bravo Y Miguel Ángel Zapata


APELLIDO: República Árabe Saharaui Democrática
NOMBRE: Sahara Occidental
SEUDÓNIMO: RASD
FECHA DE NACIMIENTO: 27 de febrero de 1976
LUGAR DE NACIMIENTO: Bir-Lehlú, territorios liberados del Sahara
NACIONALIDAD: Saharaui
IDIOMA HABLADO: Hasanía, Arabe y Castellano
IDIOMAS DE TRABAJO: Árabe y Castellano
SUPERFICIE: 266 000 Km. cuadrados.
POBLACIÓN: Árabe-Negra-Berberisca de origen, cuyo número todavía no está determinado definitivamente (Cerca de un millón).
CAPITAL: El Aaiun (provisionalmente Bir-Lehlú, zona liberada)
PRESIDENTE: Mohamed Abdelaziz
SISTEMA DE GOBIERNO: más o menos semi-presidencialista
PROFESIÓN: El Estado del Sahara Occidental encarna las aspiraciones nacionales del pueblo saharaui a la libertad y a la independencia
PRINCIPALES RECURSOS: fosfatos, hidrocarburos, pesca, varios minerales, entre otros.
MONEDA: La Peseta Saharaui
PRINCIPALES CIUDADES: El Aaiun, Dakhla, Smara, Bujdur, Daora, Lagüera, Auserd, D.cheira, Hauza,Tifariti, Bir-Lehlou, etc.
OTROS ELEMENTOS: Miembro de la Unidad Africana , reconocida por más de ochenta países en el mundo y representada ante las Naciones Unidas por su movimiento de Liberación Frente Polisario.


A- PROCLAMACIÓN DE LA RASD

La decisión de proclamar la República Árabe Saharaui Democrática fue impuesta a los Saharaui porque España se había retirado del territorio la víspera, dejando así un vacío jurídico e institucional que sólo el pueblo Saharaui, verdadero depositario legal de la soberanía nacional, puede y tiene derecho a colmar. La proclamación de la RASD es la consecuencia directa, normal y lógica de la resistencia secular llevada por los Saharaui con el fin de preservar su supervivencia contra las agresiones y las tentativas coloniales, tomando así conciencia progresivamente a lo largo de los siglos de su propia identidad nacional.

Durante la resistencia anti-colonial, la colonización y la lucha de liberación nacional, los Saharaui fraguaron su nación, de la cual han tomado conciencia a medida que la resistencia seguía y realizaba progresivamente un querer vivir juntos, expresando un verdadero plebiscito de cada día.

La RASD es sobre todo el coronamiento de la guerra de liberación nacional iniciada en 1973 por el pueblo saharaui bajo el mando del Frente POLISARIO. Aquélla intervino justo después de la reunión del 12 de octubre de 1975 en Ain-Bentili, en la frontera noreste mauritano-saharaui, durante la cual los miembros de la Djemaa, notables, representantes del Frente POLISARIO y hasta del PNUS (organización saharaui a sueldo de España y luego de Marruecos) se juntaron para sellar la unidad nacional. El 28 de noviembre del mismo año, en Guelta Zemur, en el centro-este del Sahara. La mayoría de los miembros de la Djemaa (67 sobre 102) decidieron la disolución de esta última y la creación del Consejo Nacional Provisorio Saharaui (41 miembros) como complemento a la edificación nacional, y en réplica a los acuerdos tripartitos de Madrid.

Paralelamente a la salida de los españoles, el 26 de febrero de 1976, Rabat y Nuakchot organizaron, en El Aaiun, un simulacro de consulta: provocaron la reunión de la Djemaa, o más precisamente, de lo que quedaba de aquélla, ya que la mayoría de sus miembros se había incorporado al Frente POLISARIO para proclamar la Unidad Nacional (declaración de Guelta) contra los nuevos invasores.

La República saharaui fue proclamada unilateralmente, entonces, por el Frente POLISARIO. Los dirigentes saharaui estiman que careciendo de la posibilidad de ejercer su derecho a la autodeterminación por vía de un referéndum, y en unas condiciones marcadas esencialmente por la conspiración que se sabe (retirada de España y, simultáneamente, invasión del Sahara por Marruecos y Mauritania, quien se retiró pronto del Sahara y del conflicto) sólo el pueblo saharaui, depositario legal de la soberanía en su territorio después de la salida de los españoles se encuentra en condiciones y derecho de hacerlo.

¿Quién está habilitado, en efecto, en lugar y en nombre del pueblo saharaui a decidir del destino del Sahara? ¿Quién, en lugar y nombre del pueblo saharaui puede proclamar el nacimiento de la RASD a parte del Frente POLISARIO, quien es el representante único y legítimo del pueblo saharaui? En cuanto fue proclamada, en unas condiciones particularmente difíciles (territorio ocupado por las fuerzas marroquíes y mauritanas, parte de la población en exilio), la RASD estableció sus fundamentos políticos, definió sus orientaciones generales y puso en pie sus propias estructuras de gobierno. El 4 de marzo de 1976, la RASD se dotó de su primer gobierno y el Tercer congreso del Frente POLISARIO, en agosto de 1976, le dio su primera constitución, la cual plantea los principios fundamentales del Estado y fija la organización política.

La proclamación de la RASD es legítima porque el pueblo saharaui es «natural y originariamente titular de su soberanía» y posee el «derecho inalienable a la autodeterminación» para gozar de su independencia. Es legal porque es conforme a los principios del derecho internacional, a las resoluciones de la ONU y de la OUA, al aviso consultivo de la CIJ del 16 de octubre 1975, así como a las conclusiones de la Misión de Visita de la ONU al Sahara Occidental en mayo y junio de 1975. Por fin es oportuna e incluso necesaria para defenderse contra la anexión del Sahara por Marruecos y Mauritania, consagrada por los Acuerdos tripartitos de Madrid, considerados como nulos y sin valor porque contrarios a la legalidad y al proceso normal de finalización de la descolonización del Sahara, preconizado por la ONU.

La RASD suscribe plenamente las cartas de la OUA y de la ONU, respeta la buena vecindad y trabaja por el establecimiento de relaciones bilaterales y multilaterales basadas en el respeto mutuo. Es firmante de la carta africana de los derechos del hombre y de los pueblos y suscribe plenamente la carta universal de los derechos del Hombre. La República saharaui ha sido reconocida, desde su proclamación, por numerosos Estados en el mundo y consagrada por la OUA, de la cual es miembro de pleno derecho desde 1984. Es, desde julio del 2000, miembro fundador de la Unión Africana, cuya gestación sigue en proceso.

1. RIQUEZAS ABUNDANTES

La RASD es para el Magreb lo que es Kuwait para el Golfo. Es un país muy rico en minerales, en hidrocarburos, con una costa de más de mil kilómetros entre las más abundantes en peces en el mundo.

Pesca . La costa sahraui encierra uno de los bancos de peces más importantes del mundo. Representa una producción anual evaluada en 10 toneladas por km.

Hidrocarburos . Las investigaciones efectuadas en los años 1960, particularmente por sociedades norteamericanas, entre ellas Mobil Oil, Gulf Oil, Texaco y Esso, atestiguan, según fuentes creíbles, la existencia de petróleo y de gas natural en Saguia-el-Hamra y a lo largo de la costa del Sahara. Actualmente la RASD tiene firmados ocho contratos con empresas petroleras inglesas, australianas, sudafricanas y norteamericanas, para que después de finalizar la controversia con Marruecos, comiencen a ayudar en la explotación de dichos recursos energéticos.

Minerales . Según las declaraciones que hizo un ingeniero de minas del Servicio de Prospecciones Mineras Españolas en el Sahara ante el Consejo Superior de Estudios Científicos de Madrid, entre los minerales «ya descubiertos» se pueden citar: níquel, cromo, platino, oro, plomo, corindón, plata y cobre, entre los otros minerales estimados posibles, el wolframio y el estaño.

El fosfato . Por su abundancia (cubriendo una zona amplia que va desde Izik cerca de El Aaiun hasta la península del Cabo Blanco .o sea unos 800 km.), el fosfato sigue siendo de momento la principal riqueza del país.

Energía solar . La RASD es un país de sol. Esto ofrece muchas posibilidades en varios sectores y sobre todo en cuanto a energía y comunicación. Esta riqueza se utiliza mucho hoy en los campamentos de refugiados y en los territorios liberados.

Agua . Cientos de pozos, que cubren todo el territorio, atestiguan la abundancia del agua subterránea y sobre todo de una importante capa freática que representa una inmensa riqueza acuífera.

2. UNA SOCIEDAD NUEVA

A semejanza del conjunto de los Estados africanos, la República saharaui es un Estado pluritribal, caracterizado por cierta homogeneidad cultural conformada por la historia. Las tribus que se reparten el territorio del Sahara comparten también una historia en gran parte común, hecha de alianzas y de relaciones conflictivas. La sociedad saharaui es una sociedad mora, arabófona.

En veinticinco años, la República saharaui ya ha fijado las bases de las instituciones que regirán el Estado Saharaui, una vez restablecida totalmente su soberanía en la totalidad de su territorio.

Los Saharauis están muy orgullosos hoy de tener la tasa de escolarización más elevada en el Magreb, hasta en África, y de encontrarse a salvo de las epidemias que estragan otros países.
El objetivo es edificar una sociedad en la cual cada uno tenga un sitio, una sociedad en la cual no se olvide o excluya a nadie.

OTROS SECTORES

La mujer no está marginada. Los Saharauis son conscientes de que el esfuerzo nacional de liberación y de edificación del país exige la participación de todos y todas. Hay sitio para todos, y sobre todo para la mujer, a quien los valores y las tradiciones de la sociedad bidhan (mora) en general y saharaui particularmente, otorgan un sitio privilegiado, claramente distinto de la posición de sus hermanas en el resto del mundo árabe y musulmán.

Al contrario de lo que se puede constatar en otras sociedades árabes y africanas, la mujer saharaui desempeña un papel importante, tanto en el sector de producción económica como en las estructuras políticas y administrativas de la RASD. Antes de la colonización, ya disfrutaba de una gran emancipación.

La organización de la sociedad saharaui no sólo toma en cuenta la finalidad de la instauración de la soberanía de la RASD en la totalidad de su territorio nacional y su reconocimiento internacional por medio de su afirmación en el seno de la sociedad internacional, sino que asume también la totalidad de su independencia y se proyecta hacia el futuro. El esfuerzo de creación de una sociedad saharaui nueva, democrática e igualitaria, particularmente aboliendo la esclavitud, erradicando les desigualdades o eliminando el tribalismo, todavía no ha demostrado, en efecto, su verdadera medida.

2. RESISTENCIA Y REPRESIÓN MARROQUI EN LAS ZONAS OCUPADAS

El drama del pueblo saharaui empezó en 1975 con la invasión del Sahara por las tropas marroquíes. Huyendo de la represión, perpetrada con una extraordinaria barbaridad, según testimonios concordantes, miles de saharauis se juntan, primero, en la parte oriental del país, particularmente en Um Dreiga y en Tifariti, antes de verse obligados, bajo los bombardeos efectuados por la aviación marroquí, a tomar el camino de la evasión y a cruzar la frontera argelina para instalarse, por fin, aprovechando la hospitalidad del pueblo argelino, en lo que se conoce hoy como los campamentos de refugiados sahrauis, en la frontera argelino-saharaui, en una comarca inhóspita situada cerca de Tinduf, en el sudoeste de Argelia. Desde entonces, el pueblo saharaui está separado en dos: una parte en exilio, otra bajo la ocupación marroquí. Esta separación está reforzada por los muros de defensa marroquíes que aíslan las zonas ocupadas del Sahara en un verdadero gueto, tanto de las zonas liberadas como del resto del mundo.

Encuadrados por un aparato represivo que cuenta con varios miles de agentes de seguridad marroquíes, los Saharauis que viven en las zonas ocupadas sufren cada día la dolorosa experiencia, desde hace veinticinco años, de la violación de los derechos del hombre más elementales. Fueron víctimas durante los años 1975-76 de los bombardeos de napalm, de fósforo blanco y de las bombas de fragmentación, cuyo uso está internacionalmente prohibido. Los testimonios abrumadores, relatando los horrores y las atrocidades cometidas por tales bombardeos casi no fueron escuchados.

Desde la invasión del Sahara, los arrestos, las detenciones iban a sucederse con una velocidad impresionante. El drama de los Sahrauis era tal que hoy ya no existe familia que no haya sido víctima de cerca o de lejos de la represión marroquí. Miles de personas fueron detenidas, entre las cuales cientos murieron en las cárceles marroquíes. Otros cientos desaparecieron. El mundo se dio cuenta en 1991 de la verdadera cara de Marruecos cuando las autoridades marroquíes pusieron en libertad 301 desaparecidos saharauis, algunos detenidos desde 1976. «Cientos de desaparecidos sahrauis, hombres, mujeres y ancianos, según Amnistía Internacional, tras la reaparición en junio de 1991 de 200 a 300 detenidos en secreto sin juicio en Kalaat M.Guna y en El Aaiun desde 1975 y 1978.

Todavía hoy, los liberados de los presidios marroquíes que no han sido juzgados en ningún momento de su larga detención, viven en libertad vigilada. Pese a sus reivindicaciones, no disfrutan de ninguna indemnización ni ayuda social.

La gran cárcel en la que está encerrada la población saharaui en las zonas ocupadas, condenada al silencio, es tal que la información sólo llega al exterior cuando unos Saharauis logran huir y juntarse con sus hermanos en los campamentos de refugiados o cuando, raras veces, unos observadores exteriores, a menudo periodistas, logran infiltrarse de incógnito en la región ocupada del Sahara.

Con el fin de alcanzar su objetivo, las autoridades no escatiman en los medios ni en los métodos para establecer el terror e imponer el orden colonial marroquí, en total impunidad.

El combate de los Saharauis en las zonas ocupadas ha llegado, en los últimos momentos, a hacerse oír. Las múltiples manifestaciones regularmente organizadas por los estudiantes, los trabajadores, los de Bucraa entre otros, son severamente reprimidas. Pero han sido sobre todo las grandes manifestaciones de febrero y marzo de 1999 en El Aaiun y en Smara, asimiladas a una entifada saharaui, seguidas por la Agencia francesa AFP y por el diario madrileño El País, las que han recordado a la comunidad internacional que los Saharauis, donde quiera que se encuentren, rechazan la ocupación marroquí y están dispuestos a enfrentarse al terror, las ametralladoras y los blindados para defender su dignidad, y que la tentativa marroquí para imponer la integración del Sahara en Marruecos se quedará en un eterno espejismo.

3. SOLIDARIDAD INTERNACIONAL

La RASD está amparada por una gran red internacional de solidaridad, concentrada principalmente en Europa. Solo por el Sahara cada año los comités y asociaciones de apoyo o de solidaridad de casi todos los países de Europa, pero también de América del Norte, de América del Sur, de Asia y de Australia se reúnen en una capital europea con los responsables saharauis.

BREVE HISTORIA DEL
TERRITORIO Y SU PUEBLO

La historia del pueblo de Sanhaja Bereber y sangre árabe que habita el Sahara Occidental se retorna siglos atrás en el tiempo. En el siglo XI, una confederación de tribus, los "Sanhaja con velo", formaban el Estado Almorávide. Los almorávides eran Sanhaja devotos (mor•vides) que dejaron el Sahara para ir hacia el norte donde conquistaron Marruecos. Entonces hubo un cisma; una parte volvió al sur al desierto mientras la otra cruzó el Mediterráneo, invadió Andalucía, estableciendo en España, así como en el Magreb actual. Fundaron Marrakech y otras ciudades y hubo una gran explosión cultural durante su reinado.

Sin embargo, perdieron el contacto con su país de origen y su antigua forma de vida. Los ancestros directos de los actuales Saharauis fueron tribus que venían del Yemen en el s. XV. Cruzaron el Norte de África y se establecieron eventualmente en la región del Sahara Occidental. En los siglos siguientes hubo desacuerdos entre estas tribus y cualquier recién llegada, ya que han sido siempre fuertemente independientes. La situación se estabilizó en el siglo XVIII cuando Saguia el-Hamra se conoció como la "Tierra de los Santos", un centro de aprendizaje y misticidad, que atrajo gente en busca de conocimientos profundos y vastos.

Debido a las escasas e irregulares precipitaciones, la región sólo fue habitada por tribus nómadas. Vivian con rebaños que pastaban y cultivos donde era posible. Su religión era el Islam, su ley se basaba en las costumbres y el Corán. Étnicamente y culturalmente eran distintos de las poblaciones situadas alrededor de ellos, se movían a través del desierto en unas rutas mas o menos regulares, establecidas por estaciones, pozos, fuentes. No conocían fronteras.

Hacia el final del siglo XVI, el Sultán de Marruecos, Ahmad al Mansor, envió una expedición a conquistar Timbuctú. Su motivación era económica: el deseo por la sal junto con la compra de oro y plata. Esta expedición, que siguió una ruta regular de caravanas, tuvo una gran influencia en la región. Sin embargo, fue efímera, y los descendientes fueron rápidamente absorbidos por la población local. Durante casi un siglo Timbuctú pagó tributo a Marruecos, y luego se terminó. Hubo contactos a lo largo de los siglos: religiosos, culturales y lazos personales, pero fueron esporádicos y en ningún momento constituyeron lazos de soberanía territorial entre Marruecos y el Sahara Occidental. Esto puede ser observado con claridad en los términos del Tratado de Marrakech firmado en 1767: Su Majestad Imperial (de Marruecos) se abstiene de expresar una opinión respecto al comercio que Su Majestad Católica (de España) desea establecer al sur del río Nun, ya que sino puede tomar responsabilidades por accidentes y desgracias, porque Su dominación no llega tan lejos....

Hacia el Norte desde Santa Cruz, Su Majestad Imperial otorga a los Guanches (Islas Canarias) y los Españoles los derechos a pescar sin autorización de ninguna otra nación para ello."


La Sociedad Saharaui, como muchas otras en África en aquel momento, era una sociedad tribal, pero tenia algunas características especificas. Por ejemplo, estaba gobernada por la Asamblea de los Cuarenta, cada uno de los cuales representaba una de las Tribus Saharauis (Esto contrasta con lo de sus vecinos, por ejemplo Marruecos, donde había una monarquía hereditaria con poderes absolutos o Mauritania, donde era la tribu más fuerte la que imponía tributos a las más débiles y, en general, las dominaba).

Cada Tribu Saharaui se dividía entre subtribus que tenían tanta autonomía que la historia colonial española la describe como una forma de vivir "en completa anarquía". Esto no era así, ya que la sociedad tribal estaba tan organizada como unidad que de hecho tenían "kafirs", que eran los representantes oficiales para las tribus en Argelia, Marruecos y Mauritania.

Durante el siglo XIX, las relaciones con España se limitaron en su mayoría a cuestiones sobre pesca (pescadores de las Islas Canarias): de hecho, el interés español en el territorio estaba principalmente determinado por su deseo de proteger el Archipiélago Canario. De tarde en tarde, España era forzada a negociar con los jefes de la zona para que devolvieran a los marineros. En 1884, para asegurar su dominación, España proclamó un protectorado desde Cabo Blanco a Cabo Bojador. En 1885, en la Conferencia de Berlín, que estableció el reparto de África entre las fuerzas europeas, ratificando esta proclamación.

Los Saharauis se opusieron fieramente a las Fuerzas Españolas. Mientras tanto, Francia se había convertido en la potencia dominante en el Noroeste de África y deseaba extender sus posesiones aún más lejos. En 1886, se iniciaron las negociaciones para definir las fronteras entre las zonas francesa y española. Éstas continuaron hasta 1900, cuando el primer tratado secreto Franco-Español fue firmado, para continuar con otros acuerdos secretos posteriores en 1904 y 1912. Hubo una intensa resistencia, incluso contra la invasión francesa, que pretendía llevar a Malainin, un jefe de considerable prestigio, desde Mauritania hasta el Sahara Occidental, donde encabezaría una coalición de tribus de Mauritania, Wadi Dahab y Saguia el-Hamra. En 1905 pidió al Sultán de Marruecos que apoyase la resistencia de la tribu en la Yihad (guerra santa) contra los invasores.

Aparte de buenas palabras, la ayuda se limitó al préstamo de algunas armas. Enfrentados con la débil oposición de Marruecos a los invasores (el monarca había aceptado el Imperialismo Francés), Malainin, renovó las hazañas de los Almorávides, y se volvió contra el Rey marroquí. Marrakech fue conquistada, pero los guerreros fueron parados en su marcha a Fez en 1910 por el Ejército francés que se había establecido en Marruecos (de hecho, en 1912 el Protectorado francés sólo se firmó). Francia, con el control de Marruecos, intensificó su ofensiva militar en Mauritania. Numerosas incursiones se realizan dentro de Saguia el Hamra y Francia se vengó posteriormente del Sheikh Malainin y su hijo, Al Hiba.

Las luchas continuaron hasta 1936. Desde Wadi Dahab y Saguia el Hamra habían resistido, durante 40 años, todos los intentos de pacificación, Francia amenazó a España en 1934 con que ocuparía estos territorios.
Esta amenaza diplomática llevó a una cooperación militar Franco-Española para destruir el movimiento de resistencia que había en el Norte de Mauritania y en todo el "Sahara Español". España así toma posesión de hecho de su "colonia" en 1936.

La cooperación entre Francia, España y Marruecos culminó, en 1958, con la acción militar conocida como Operación Ecouvillon. Los luchadores Saharauis, que habían apoyado a los Marroquíes (y también a los Mauritanos y a los Argelinos) en su proceso de liberación contra Francia, les pidió apoyo en su lucha de liberación contra la continuación del dominio español. Los marroquíes ayudaron a los Saharauis pero sin convicción y entonces los traicionaron, cortaron sus suministros y municiones. Como resultado, España recompensa a Marruecos con la provincia actual de Tarfaya, al sur de la frontera marroquí, que estuvo hasta entonces bajo dominación española y habitada por Saharauis.

EL TERRITORIO EN EL PERIODO DE DESCOLONIZACION
Durante los años 50 y 60, mientras muchos países africanos iniciaban su acceso a su independencia política, la cuestión del Sahara Español era prioritaria en la agenda de la Asamblea General de Naciones Unidas en 1965. El argumento para la liberación del territorio se basaba - como en muchos casos análogos - sobre la Resolución 1514 (XV) de 1960 de la Asamblea General de NU, la Declaración de Reconocimiento de Independencia de los Países y Pueblos Colonizados. La resolución 1965 estableció el matiz de muchas resoluciones subsecuentes aprobadas sobre la cuestión del Sahara, ambas por la Asamblea General de NU y por otras reuniones internacionales, especialmente la Conferencia de Países No-Alineados y la Organización para la Unidad Africana.


LOS SAHARAUIS CONTINUAN CON SU LUCHA POR SU INDEPENDENCIA
El Pueblo Saharaui no ha permanecido impasible durante la invasión y permuta de su tierra. Después de 1958, se realizaron manifestaciones esporádicas contra la Dominación española, pero fue en 1967 cuando la lucha se vuelve organizada con la creación del Movimiento para la liberación del Sahara. Una campaña intensiva para movilizar al Pueblo Saharaui en nombre de su independencia llevó a un masiva manifestación, en 1970, contra los esfuerzos del poder colonial por convertir al Sahara en una provincia española. Los españoles reaccionaron masacrando a los manifestantes y disolviendo el movimiento de liberación.

Comprendiendo que no había otra salida, los Saharauis deciden tomar las armas y luchar. El 10 de Mayo de 1973, el Congreso Constituido para el Frente por la Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro, conocido como el Frente POLISARIO, fue constituido. Poco después, tuvo lugar la primera acción armada. Tales acciones causaron una escalada de bombardeos, masacres y torturas a la población civil que fue forzada a un Éxodo masivo a las áreas controladas por el Frente POLISARIO y sobre la frontera hacia Tinduf en Argelia, que ha apoyado la Causa Saharaui por la Autodeterminación.

PREPARACION PARA LA NUEVA SOCIEDAD
Como los movimientos de liberación en otras partes de África, especialmente las antiguas Colonias portuguesas, el F. POLISARIO tuvo que involucrarse no sólo con la lucha armada, sino también con la distribución, asistencia medica, la construcción de escuelas y hospitales, cursos de alfabetización y, en general, preparar el trabajo de campo para la futura sociedad liberada.

El reconocimiento de que el F. POLISARIO representa de hecho al pueblo Saharaui ha llevado a una mayoría de los Estados Africanos a reconocerlo como tal. Pero los Saharauis han dado un paso aún mayor. El 27 de Febrero de 1976, el día que el último Soldado español dejó el territorio, el POLISARIO proclamó en Bir-Lel la creación de la Republica Árabe Saharaui Democrática. Desde entonces la Republica ha sido reconocida por numerosos estados, tanto africanos como otros.

La Republica fue proclamada el 27 de Febrero para enfatizar que el Pueblo Saharaui había afirmado su soberanía y que no iba a dejar que tuviera lugar otra nueva colonización. Desde entonces. Desde entonces, further shape ha sido dada a las instituciones de la Republica, en particular al Tercer Congreso General del POLISARIO que tuvo lugar en Agosto de 1976.

LOS TEMAS EN CUESTION
¿Por qué lo que habría parecido ser un proceso normal de descolonización se convirtió en una lucha desesperada por la supervivencia, tanto del pueblo como de su país?

Las principales razones son, como ocurre a menudo, económicas y estratégicas. El Sahara Occidental es rico en depósitos minerales, especialmente fosfatos, uranio, hierro, gas natural y petróleo. Los bancos de pesca son también muy ricos. Hay grandes intereses económicos franceses y españoles en la zona, que tienen importantes aspectos estratégicos (las rutas del petróleo).

Viéndolo así es fácil comprender todas las obstrucciones, tanto claras como encubiertas, que se están poniendo en el camino de la lucha de los Saharauis por la autodeterminación. De hecho es importante ver esta lucha como la lucha más larga de los países del Tercer Mundo para controlar sus propios recursos naturales.


ARRIBA