COMUNICADO del MINISTERIO del GOBIERNO SAHARAUI

El Ministerio de Asuntos Exteriores español publicó este miércoles un sorprendente comunicado en el que desaconseja a sus ciudadanos de viajar a los campamentos de refugiados saharauis, escudándose en supuestas “amenazas a la seguridad” que, alega, podrían ser causadas por lo que llama “una creciente inestabilidad en el norte de Malí”.

El Gobierno de la República Saharaui y el Frente Polisario expresan su profunda consternación y asombro por esta “sospechosa” declaración, porque esta advertencia de no visitar a los campamentos de refugiados saharauis no está lo suficientemente fundamentada, salvo si hay razones y objetivos políticos concretos que denotan una manifiesta complicidad que atenta, no sólo contra estos refugiados, sino también contra el país que los acoge.

Es lamentable que el gobierno español aún persiga, 44 años después, a los saharauis luego de haberles obligado a abandonar su propia tierra, tras su conspiración con el ocupante marroquí que intentó exterminarlos con bombas de napalm y fósforo blanco, armas prohibidas internacionalmente.

Es triste que el Estado español, principal causante de esta tragedia, siga mancillando la noble lucha del pueblo saharaui, falseando los hechos para denigrar la limpia imagen que caracteriza a los campamentos de refugiados, mientras elude la responsabilidad histórica que tiene para con los saharauis. .

El Estado español busca, una vez, crear confusión en torno a la imagen de los campamentos de refugiados saharauis e intenta, en vano, promover un distorsionado cuadro de inseguridad y peligro. Las autoridades españolas, en plena armonía con la campaña liderada por Marruecos y Francia; ya han tratado anteriormente de obligar a las organizaciones humanitarias a suspender sus actividades y abandonar la zona, y luego reducir el apoyo humanitario prestado a los refugiados,

El gobierno saharaui y el Frente Polisario reafirman que no ha lugar en absoluto a advertencias sobre posibles amenazas a la seguridad que impiden visitar los campamentos de refugiados saharauis que son conocidos de sobra por su seguridad y que quienes están detrás del terrorismo en el Sahel no pueden ser otros que los mismos que lo incitan y estimulan para crear problemas entre los países de la región. El terrorismo se nutre de los ingresos que proporciona el tráfico de drogas procedentes de Marruecos, el mayor productor y exportador de cannabis del mundo.

El gobierno saharaui y el Frente Polisario condenan categóricamente esta declaración que no sorprende que se produzca justo después de la reunión entre el Ministro de Asuntos Exteriores español y su homólogo marroquí.

El Gobierno de la RASD y el Frente Polisario llaman al gobierno español a que cese inmediatamente este vil ataque al pueblo saharaui y que asuma, en lugar de ello, su responsabilidad política, legal y moral de acelerar la descolonización del Sáhara Occidental permitiendo a su pueblo ejercer su derecho a la autodeterminación y la independencia.