SAUSA publica en los Estados Unidos informe sobre la “Opresión marroquí en el Sáhara Occidental”

Long Island, Estados Unidos, 31/07/2019 (SPS).- La Asociación Saharaui en los Estados Unidos de América (SAUSA, por sus siglas en inglés) acaba de publicar el informe “Opresión marroquí en el Sáhara Occidental: represión violenta y derramamiento de sangre injustificado mientras el mundo está en silencio” (Moroccan Oppression in Western Sahara: Violent crack down and unjustified bloodshed while the world is silent), que describe los violentos sucesos acaecidos entre el 19 y 28 de julio, en El Aaiún, capital ocupada del Sáhara Occidental.

Este informe que tiene como propósito sensibilizar a la comunidad internacional se enfoca en el registro de numerosas violaciones a los derechos humanos, que evidencian una política clara y sistemática de represión dirigida a la población civil, en particular a los jóvenes. Señala, además, que hay evidencia generalizada del uso de la tortura, las detenciones arbitrarias y la política de “mano dura” a toda manifestación pacífica.

Una mención especial es el caso del atropellamiento, por dos autos de un convoy de las fuerzas de seguridad, de la joven Sabah Othman Ahmida, conocida como Sabah Njorni, cuya consecuencia fue su deceso en un hospital de la capital ocupada. Ella era profesora de inglés en una escuela privada en El Aaiún. Este hecho se dio en medio de las espontáneas manifestaciones pacíficas de la población saharaui que festejaba el triunfo de Argelia en la Copa Africana de Naciones y que fueron violentamente reprimidas.

Las fuerzas de seguridad marroquíes emplearon gas lacrimógeno, chorros de agua y balas de goma para dispersar a las manifestaciones. Más tarde llegó el ejército marroquí y, según informes, habría empleado municiones cuando sitiaron toda la ciudad.

Entre la noche del viernes 19 y la madrugada del sábado 20 de julio, la policía marroquí allanó muchas viviendas, destruyó las pertenencias de las familias, robó sus bienes y amedrentó a cientos de habitantes. Los barrios más asediados fueron Maatallah, Batimat, Douirat, Alawda, Raha, Wifaq, Dchira y Qiyadat Boucraa.

Varios adultos y menores de edad saharauis fueron llevados ante los tribunales, luego de ser brutalmente golpeados y quienes también mostraban signos de tortura como consecuencia de su paso por manos de las fuerzas policiales. Se reportaron alrededor de diez adultos que fueron trasladados a la “Cárcel Negra”.

Mohamed Ali Arkoukou, presidente de SAUSA, se ha dirigido al secretario de Estado de los Estados Unidos de América, denunciando esta grave situación y solicitando su atención inmediata.

SAUSA pide: 1.- La liberación inmediata de los detenidos, 2.- El inicio urgente de una investigación imparcial sobre la muerte de Sabah Njorni, 3.- La necesidad de extender el mandato de la MINURSO para incluir el monitoreo y la notificación de violaciones de los derechos humanos, 4.- Insta también al Departamento de Estado a involucrarse directamente para hacer cumplir el Estado de Derecho y los derechos humanos, en particular el derecho a defender a las personas que demandan su derecho a la libertad de prensa, de expresión y de reunión pacífica en el Sáhara Occidental ocupado, 5.- Presionar al Reino de Marruecos para que ponga fin a su opresión, y 6.- Presionar a las Naciones Unidas para que pongan fin a la ocupación marroquí del Sáhara Occidental.

SAUSA es una organización de voluntarios, fundada por saharauis que viven en los Estados Unidos. Fue creada a través de la colaboración de estudiantes, profesionales, educadores y ONGs.