ULD Salek recuerda a Marruecos que “el pueblo saharaui ya se había pronunciado sobre su autodeterminación cuando se lanzó a las armas contra el colonialismo español”

Bir Lehlu (Territorios Liberados de la RASD) ,24 de marzo  de 2019(SPS)-.  El Ministro de Asuntos Exteriores y  miembro del Secretariado Nacional del POLISARIO,  Mohamed Salem Uld Salek, en un comunicado dado a conocer hoy, ha recordado a la potencia ocupante  que el pueblo saharaui ya se había pronunciado sobre su autodeterminación cuando se lanzó a las armas contra el colonialismo español” y subrayó que “el pueblo saharaui existe y su Estado, la República Árabe Saharaui Democrática consttuye  una  consagración de una realidad nacional, regional y continental que no se puede ignorar”.

Declaración del Señor  Mohamed Salem Uld Salek, Ministro de Asuntos Exteriores, miembro del Secretariado Nacional.

 Tras tomado conocimiento de las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores de la Potencia Ocupante, y tras concluir la segunda ronda de negociaciones que ha reunido a las partes en conflicto bajo los auspicios del Señor Horst Köhler, Enviado Personal del Secretario general de las Naciones Unidas, los s días 21 y 22 de marzo actual, se nos impone hacer los siguientes señalamientos:

1.- El derecho a la autodeterminación es un principio del Derecho Internacional.de naturaleza ius cogens, de carácter imperativo para la ONU y para los Estados. Constituye por ello uno de los principales del derecho internacional actual, desde la creación de las Naciones Unidas, al final de la Segunda Guerra Mundial, en San Francisco. No en vano es el primer artículo de la Carta de las Naciones Unidas.

2.-  Tras la adopción de la Asamblea General de la Resolución 1514 donde consta la Declaración del otorgamiento de la independencia a los Países y Pueblos colonizados, la Asamblea General ratificó la resolución 1541 en la misma sesión en 1960 para determinar con precisión las opciones que ofrece el derecho a la autodeterminación. Estas opciones son:

1. La independencia

2. La asociación con un Estado independiente,

3. La integración en un Estado independiente.

 3.- Por ello, queremos recordarle al ministro de la Potencia Ocupante, que el colonialismo no es sinónimo de pragmatismo, y que todo intento por darle visos de legalidad es un intento vano e inútil. Los tiempos de los imperios donde no se pone el sol y de los descubrimientos coloniales han quedado atrás.

Le recordamos también que ocupar por la fuerza territorios ajenos, denunciado en su día por las Naciones Unidas, constituye un acto de agresión tipificado y condenado por la Comunidad Internacional, y que no tiene nada que ver con el pragmatismo. Es más, constituye un crimen de guerra, y por ello constituye una violación flagrante del Derecho Internacional.

4.- Recordarle también al ministro de la Potencia Ocupante que el pueblo saharaui existe y su Estado, la República Árabe Saharaui Democrática constituye la consagración de una realidad nacional, regional y continental que no se puede ignorar.

Creíamos que las experiencias de Malabo, Maputo, Abidjan, Tokio, Bruselas, eran más que suficientes para que Su Excelencia se imbuya de suficiente pragmatismo para evitar a Marruecos nuevas derrotas y reveses, y sacarlo así del atolladero que ha supuesto para el reino la hipoteca de su soberanía, su territorio y el propio honor.

5.- Con respecto a la solución pacífica y de común acuerdo, impone a Marruecos renunciar definitivamente a la política de ocupación y limitarse a las fronteras del país reconocidas internacionalmente.

6.- El Frente Polisario ha exigido la celebración de un referéndum de autodeterminación durante el Periodo colonial español por considerar que España es la potencia colonial administradora del territorio, y como tal, estaba en la obligación de llevar a cabo dicho referéndum, conforme lo establece la Carta de las Naciones Unidas y las correspondientes resoluciones de la misma.

El hecho de que la República Árabe Saharaui Democrática acepte hoy la celebración de un referéndum obedece al compromiso de dar cumplimiento a lo firmado con el reino de Marruecos en 1991. Por otra parte, por respeto de la voluntad del pueblo saharaui y porque considera que un referéndum de autodeterminación constituye una solución democrática, consensual y acorde con la naturaleza de un conflicto de descolonización que sólo tendrá fin cuando el pueblo saharaui haya ejercido su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia. Marruecos es únicamente la Potencia Ocupante. A esa conclusión llegó el difunto rey de Marruecos, Hassan II, tras 16 años de una guerra devastadora.

7.- Le recordamos también al ministro marroquí que la Comunidad Internacional no le reconoce a Marruecos la soberanía sobre el Sáhara Occidental, y que el pueblo saharaui sólo aceptará su independencia sobre la totalidad de su territorio.

8.- A la vez que renovamos la disposición del pueblo saharaui a la cooperación con las Naciones Unidas y con la Unión Africana para poner fin al conflicto latente entre la República Árabe Saharaui Democrática y el Reino de Marruecos sobre la base del respeto de la unidad territorial del Estado saharaui, y poner fin a la ocupación, le recordamos a Marruecos que su persistencia en la intransigencia supondrá para el pueblo marroquí seguir inmerso en la miseria, las privaciones, la ignorancia y el hambre.

El pueblo saharaui ya se había pronunciado sobre su autodeterminación cuando se lanzó a las armas contra el colonialismo español.

El ministro marroquí podrá seguir en su labor de distorsionar la realidad indefinidamente. El Sáhara Occidental nunca fue, ni es, ni será marroquí.