Apagón en el Foro Dajla sobre El Sáhara español, (20/03/2016)

Grupo de saharauis en Dajla en torno a la puja de camellos (Fotografía bajo licencia de Creative Commons).

Grupo de saharauis en Dajla en torno a la puja de camellos (Fotografía bajo licencia de Creative Commons).

Por José S. Mujica

Foro de Dajla lanza un apagón total (black-out) sobre el aumento de la tensión en El Sáhara español.

Las comunicaciones han sido intervenidas por las autoridades marroquíes y la comunicación con los periodistas incorporados al Foro han sido anulados por completo. Hasta bien entrada la tarde del domingo, no funcioba Internet ni los servicios de telefonía móvil.

Foro Dajla es una plataforma de presión para ablandar la imagen de Marruecos. Sus orgaonizadores han escondido a posta la realidad social y económica de los residentes del Sáhara Occidental, en el que un 75% es de origen marroquí.

A pesar de que uno de los paneles de debate analiza la seguridad alimentaria, la organización negó a las ongs saharauis abordar las condiciones de miseria de la antigua colonia española.

El Foro, denominado Crans-Montana, esconde que el 90% de la población del Sáhara malvive con menos de un euro al día. Casi todo los habitantes carecen de acceso diario a alimentos de primera necesidad, como carne, verduras y pescado fresco.

Crans-Montana se desarrolla en la antigua Villacisneros desde el pasado día 17 y se prolongará hasta este próximo martes.

En el evento participan unas 2.500 personas y tiene un coste superior a los 10 millones de euros, que paga en su integridad la Administración alauita con el fin de generar simpatía internacional.

La organización corre a cargo de un lobbye situado en Suiza, que logró convencer al Majzen marroquí (la cúpula que asesora al Rey) de colocar a Dajla en el Davos de África. “Nada más lejos de la realidad“, según fuentes diplomáticas consultadas por Meridian.

El Foro es “un rotundo fracaso“. Naciones Unidas, Unesco, Unión Europea y Unión Africana han vetado su participación por respeto a la soberanía internacional.

El Polisario incluso se dirigió al canal de noticias Euronews reclamando una información “más parcial” al ser Dajla un territorio gestionado por Naciones Unidas.

El Foro apenas ha tenido trascendencia. Casi todos los países africanos, salvo Gambia (acaba de convertirse en república islámica) o Guinea Ecuatorial (la guardia privada de Teodoro Obiang es marroquí), ni siquiera han excusado su ausencia.

Para la República Árabe Saharaui, el Foro es una “intromisión en la legalidad internacional“. Rabat, por su parte, confirma que está legitimado porque el territorio está adherido al monarca Mohamed VI.

La celebración del Foro se produce en un momento de especial tensión para Marruecos.

Rabat rompió relaciones con la UE tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Luxemburgo que prohíbe las relaciones comerciales con Marruecos que aporten productos o mercancías generadas en El Sáhara Occidental.

Por otro lado, Marruecos ha promovido una campaña de desprestigio contra Ban-Ki Mon, secretario general de Naciones Unidas, por visitar los campos de refugiados de Tinduf, en Argelia, en el que viven en circunstancias climatológicas límites unos 175.000 saharauis desde hace 40 años.

En medio del escándalo y la pobreza extrema del Sáhara, los organizadores han fletado de un crucero de lujo para los participantes que los llevará de Dajla a Casablanca bordeando la costa.

Crans-Montana ha previsto fiestas, comidas y cenas por todo lo alto, en las que exige corbata y chaqueta a los hombres. Mientras, en poblaciones como El Aaiún, Bojador o la propia Dajla, la población carece de lo indispensable para mantener los niveles de nutrición que recomienda el Índide de Progreso y Desarrollo Humanitario (IPDH).

La renta per cápita de Marruecos está por debajo de los 3.000 euros al año; en Canarias, supera los 19.000 euros.