LA GUERRA SILENCIOSA EN UN SAHARA DESIERTO

Esta es la historia de un país que vive partido en dos.

Desde esta tranquila jaima de lona verde en el campamento 27 de febrero el conflicto que perdura desde hace mas de 30 años en el Sahara Occidental se siente a cada momento.

Situados en Tindouf, el implacable centro occidente de la Hamada argelina junto a la frontera con el Sahara Occidental, los campamentos de refugiados saharauis parecen un espejismo mas del desierto, territorios cedidos por Argelia en donde los saharauis gozan de plena autonomía y se autoadministran sin correr peligro de ser objeto de los bombardeos a los que fueron sometidos mientras iniciaban el éxodo para escapar de la ocupación marroquí.

Muy lejos esta la imagen violenta de los hombres de turbante rabiando amenazas a “Occidente”, aquí y en los demás campamentos viven fundamentalmente las mujeres, los ancianos y los niños en un clima de algarabía y cooperación para que la organización de los mismos sea eficiente.

Los hombres, basándose en un íntimo conocimiento del terreno heredado de sus orígenes beduinos, beréberes y tuaregs así como una férrea voluntad vigilan y protegen como soldados del Frente POLISARIO (Frente Popular para la Liberación del Saguia, el Hamra y Río de Oro) los territorios liberados a base de balazos que constituyen una tercera parte de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y están bajo control de su Ejército Popular de Liberación Saharaui. Dada la situación de conflicto que se vive como posible escenario de una guerra que cada día parece más cercana, sólo comparten la zona con unas pocas familias nómadas dedicadas al pastoreo.

Un vistazo cuidadoso muestra una sociedad que basa su existencia en una eficiente organización: los Campamentos de Refugiados Saharauis se dividen en cuatro asentamientos denominados wilaya (provincia): El Aaiún, Smara, Auserd y Dajla. ( estos nombres provienen de algunas de las ciudades saharauis que están en el territorio ocupado). Cada wilaya es compuesta por seis dairas (municipios) y cada daira se divide en barrios. Así mismo, esta el centro administrativo Rabuni y el campamento que inicio como la Escuela para Mujeres 27 de febrero, donde nos encontramos.

Claro, sin la solidaridad y ayuda de ONG´s y países amigos estos campamentos, con una población conjunta de cerca de 175,000 civiles y una población flotante de aproximadamente 35,000 simplemente no existirían.

Y es que la RASD y el Frente POLISARIO ha sabido sumar voluntades a su causa fundamentalmente por tres cosas: la reinvindicación del derecho de los pueblos a la autodeterminación y soberanía nacional, el anhelo de un Estado cuyo principal activo es el derecho a una vida digna basada en la equidad y, sobre todo, que un pequeño pueblo como éste se enfrentara con escasos recursos militares a una potencia como Marruecos (apoyada por Francia y Estados Unidos) y saliera hasta victorioso generó un movimiento de solidaridad y apoyo inusitado en amplios sectores internacionales.

Como el lazo de amistad que une a dos hombres que pueden ir tomados tranquilamente de la mano sin levantar suspicacias, esta es también una historia de solidaridad e intensos contrastes que llegan a la paradoja.

Con un sistema económico prácticamente inexistente en todas las wilayas, las viviendas construidas de tabiques de barro sin paja que les dé mayor resistencia y pegados unos a otros con una mezcla de arena y agua se levantan en la soledad abrumadora de éste desierto en donde no hay en kilómetros la mas mísera presencia de vegetación, ni una plantita, nada. Sólo arena y piedras. Las ráfagas de viento llegan a ser verdaderas tormentas de arena en una región que suele registrar en verano los 60 grados centígrados.

La dureza del entorno contrasta drásticamente con la generosa alegría de los saharauis. Alegría que seguramente no han sacado de las penosas telenovelas mexicanas traducidas al árabe que se transmiten por la televisión egipcia.

Mas bien podría ser el dulce ritual cotidiano del té que les recuerda la filosofía saharaui poetizando “el té amargo como la vida, el té dulce como el amor y el té suave como la muerte”. Verter y mezclar continuamente uno después de otro los pequeños vasitos de té reúne a la familia en todo momento.

Marcando una costumbre que define a los saharauis, la tetera revolotea sobre la bandeja plateada al compás que marca la hora de preparar té; o sea todas horas, lo cierto es que es un misterio cuantos tés se pueden tomar en un solo día, muchos, decenas de ellos tal vez.

Pero amanece y llega la hora del primer rezo, siempre dirigiéndose a La Meca  y como el agua es casi un fantasma que difícilmente se deja atrapar, se frotan el rostro y los brazos con la arena que sustituye al agua requerida para el ritual. Mas fácil es dejarse atrapar por su jocosidad y buen humor.

La historia de los saharauis se remonta alrededor del siglo VII cuando grupos nómadas beréberes del noroeste de África y árabes de Yemen se establecen en el Sahara Occidental siguiendo la ruta que  conduce al Océano Atlántico por el norte africano. Ahí forman lo que a la postre serían las ciudades mas importantes de la región: Las actualmente ocupadas El Aaiún, Smara, Auserd y Dajla.

Siendo un territorio rico en petróleo, fosfato, gas, uranio y en recursos pesqueros, son colonizados por los españoles a partir de 1880. Es el 20 de mayo de 1973 cuando con un comando de 17 combatientes y tan solo cinco armas, inician las acciones armadas del Frente POLISARIO fundado tan sólo diez días antes, tendientes a luchar contra España por su independencia y soberanía nacional.

En 1975 se produce una cascada de acontecimientos que marcan la historia contemporánea de la región:

-El retiro de la ocupación colonial española sin completar el proceso de descolonización evadiendo su responsabilidad de coadyuvar en la naciente independencia del Sahara Occidental.

-La posterior ocupación marroquí eufemísticamente llamada Marcha Verde que realiza para incursionar en territorio saharaui bajo el amparo de los Acuerdos Tripartitos de Madrid, que reparten el territorio entre éste y Mauritania bajo el patrocinio español. Para los saharauis “la mas vergonzante manera en que los españoles pudieron dejar el país”.

-El inicio de los ataques marroquíes en el norte a la población civil de Tifariti y Um Dreiga con bombardeos de napalm, fósforo blanco y bombas de racimo.

-Y en el sur, Mauritania también invadiría militarmente el Sahara y sería derrotada en 1979.Sin embargo, Marruecos continúa la ocupación.

Para cubrir el vacío de poder, el Frente POLISARIO proclama la independencia del Sahara Occidental como República Árabe Saharaui Democrática el 27 de febrero de 1976.

Tras verificar la imposibilidad de una victoria militar, Marruecos construye un muro defensivo de mas de 2500 kilómetros que divide en dos al país y a la población saharaui en los territorios ocupados por una parte y en las zonas liberadas y los campos de refugiados por otra.

Paralelamente, los marroquíes aceptan en 1991 la propuesta de la ONU de organizar un referéndum de autodeterminación en el Sahara Occidental, emulando a otras salidas decorosas de potencias occidentales en situaciones parecidas de descolonización. Sin embargo, en 2004 rechazan definitivamente tal referéndum ante el inminente rechazo de integración saharaui al reino de Marruecos rompiendo así el compromiso oficial adquirido ante las Naciones Unidas.

Para salir del estancamiento, el Consejo de Seguridad de la ONU convoca en abril pasado a las partes para iniciar un proceso de diálogo a fin de lograr una solución que respete el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación. Proceso que se pospone una y otra vez hasta nuestros días.

Entretanto, Marruecos sigue negándose a la celebración del referéndum y sorpresivamente, el 21 de abril de 2008 Peter Van Walsum, representante personal del Secretario General de la ONU declara que “ el Frente POLISARIO debería adoptar una actitud realista y renunciar a la independencia”, declaración que causó la indignación de todos los sectores saharauis al no “mantener la mediación de la ONU en la imparcialidad y optar abiertamente por la postura marroquí”.

En una entrevista reciente a la agencia española EFE, el presidente de la RASD, Mohammed Abdelaziz lamentó en Rabuni que “en lugar de facilitar la labor del Secretario General de la ONU”, Ban Ki-Moon, las declaraciones de Van Walsum “constituyen una puñalada en la espalda a todos los esfuerzos de las Naciones Unidas para encontrar una solución pacífica al conflicto”.

En tanto que el Frente POLISARIO, en voz del Responsable de Organización Central, Bachir Mustafa Sayed, responde categóricamente en vísperas de la celebración del 35 aniversario de la primera acción armada del Frente POLISARIO este 20 de mayo (de 2008) que “si Marruecos no se puede tragar esto” –el montaje de estructuras y creación de condiciones para el asentamiento de la población saharaui en Tifariti y los demás territorios liberados que controla el Ejército Popular de Liberación Saharaui-, “que asuma la responsabilidad de poner fin a la tregua y terminar con el cese del fuego” para librarse de la situación prevaleciente desde 1991 en donde “ni paz, ni guerra; ni avance, ni retroceso. Esto no lo podemos aguantar, que Marruecos nos libere ya de esta situación”.

El reinicio de la guerra parece inminente. En las wilayas, los jóvenes y las mujeres han perdido ya la fe en la mediación de la ONU y quieren regresar a sus tierras, haya acuerdo o no, hartos de la situación en la que no pasa nada.

Dice uno de ellos que “aquí el tiempo no es nuestro enemigo, casi nacemos con el tiempo como aliado natural. El tiempo pasa y no pasa nada, pasa todo..”

El “no pasa nada” adquiere aquí tonalidades que varían de persona en persona: “en los inicios del conflicto eran no más de 1000 combatientes saharauis contra 150,000 marroquíes. Se iban a la batalla y no regresaban diez, los saharauis decían: no pasa nada. Al día siguiente salían a la otra batalla y no regresaban otros diez: No pasa nada”, volvían a decir porque “los saharauis saben que mientras haya un hombre o una mujer tendrán un soldado que defienda la libertad de su patria”, dice una mujer saharaui.

Me quedo pensando en la fuerza de su mirada, con una convicción inquebrantable que me hace recordar lo que un niño decía al actual monarca marroquí mientras pasaba sin percatarse de la presencia de extranjeros: “Mohammed…Capullo!!!, el Sahara no es tuyo!!!”

Sin duda el pueblo saharaui esta listo para enfrentarse a la encrucijada que se avecina. Pareciera que todos tararean en su interior la tonada del grupo Estrella Polisaria que les anima:

Una estrella Polisaria me despertó,

una estrella Polisaria me habló,

una estrella Polisaria respondió:

que vendrá la libertad!!!

Con todo las balas siguen guardadas, sabe hasta cuando…

TEXTO DE JESUS QUINTANAR